Make your own free website on Tripod.com

clases-espanol.jpg

La ambigüedad en la expresión

Textos de Profe Carlos

A
A
A
 

caras.jpg

Ambigüedad

   Hay muchas palabras que tienen más de un significado (polisemia) y también hay oraciones que se prestan a más de una interpretación. Cuando por el contexto no podemos determinar el significado de una palabra o de una oración, decimos que los signos se están usando con ambigüedad.

El juez Morris condenó a Umberto Peirce por estafar a su hermana Karol.

Mi hermano se enfadó conmigo al ver que el gato no estaba en el coche.

En el primer caso, la ambigüedad afecta a toda la oración, en el segundo, sólo a la palabra "gato".

 

 EJERCICIOS

1.Explica cuándo dos palabras son sinónimas y busca un sinónimo para cada una de las siguientes:

   insólito                                    sutileza

   inaudito                                  diestro

   compacto                                ofuscado

2. La palabra noble es polisémica, explica por qué y busca en el diccionario todos sus posibles significados.

 

3. En la oración Aquí se venden hábitos para difuntos completos hay ambigüedad, explica por qué y escribe tú otra oración ambigua.

 

4.Observa el siguiente diálogo y explica por qué tiene gracia.

-¿Sabes?, conozco a un tipo con una pata de palo que se llama Smith...

-¿Y la otra pata cómo se llama?

 

5. Este chiste basa su comicidad en la ambigüedad, escribe tú otro:

Los exploradores se adentraron en la selva y siguieron avanzando durante un par de horas. Acabaron perdiéndose, pues Vanzando no conocía el camino.

Tomado de: Ambigüedad, en el sitio de Materiales de Lengua y Literatura. Ubicado en: http://www.materialesdelengua.org/LENGUA/lexico/ambiguedad/ambiguedad.htm. Consultado el 22 de septiembre de 2008.

ambiguedad.jpg

Oraciones ambiguas

 

En la redacción de todo texto se debe cuidar que la exposición sea precisa y clara; la información relevante y suficiente, la estructura coherente, de manera que las palabras, frases u oraciones que se utilicen no tengan dos o más interpretaciones; si no se cumple con lo anterior, el texto puede prestarse a equívocos, esto es, ser ambiguo.

 

Las ambigüedades pueden darse por el uso inadecuado de la puntuación o por la incorrecta construcción de las oraciones.

 

En la siguiente oración, la puntuación no se ha usado correctamente (el punto y coma señalado en negritas):

 

Todos los estudiantes deben llenar una ficha de ingreso en la que anoten sus datos así como el nombre completo; de su padre o tutor, su domicilio completo y un teléfono, donde se les pueda localizar.

 

La oración corregida podría ser:

 

Todos los estudiantes deben llenar una ficha de ingreso en la que anoten sus datos, así como el nombre completo de su padre o tutor, su domicilio completo y un teléfono, donde se les pueda localizar.

 

En ésta otra, la ambigüedad también se resalta con negritas:

 

Llegar puntualmente a la escuela (…) no habrá retardos, sólo en casos especiales en que el alumno tenga que asistir a consultas médicas o por problemas familiares, el padre o tutor con su credencial podrá traer a su hijo(a).

 

La oración corregida podría ser:

 

Llegar puntualmente a la escuela (…) no habrá retardos, sólo en casos especiales en que el alumno tenga que asistir a consultas médicas o por problemas familiares, el padre o tutor podrá traer a su hijo(a). El alumno deberá portar su credencial escolar.

 

La ambigüedad representa un obstáculo para expresar con claridad las ideas. A veces, este problema se produce por el uso de términos demasiado generales o por un pronombre que podría referirse a cualquiera de dos o más palabras citadas. Por ejemplo, en la siguiente regla: “Cuando un alumno agreda físicamente a un compañero, su permanencia en la escuela será decidida por la dirección”, no queda claro si la dirección decidirá sobre la permanencia en la escuela del alumno agresor o del compañero agredido.

 

Para evitar el problema de ambigüedad, se recomienda:

 

a)      cuidar el uso apropiado de los pronombres posesivos y reflexivos (particularmente el pronombre su),

b)      colocar los complementos cerca de los núcleos respectivos.

 

 

Fuentes:

  • Lozano, Lucero, Español 1. Libris Editores, México, 2006, pp-14-15.
  • Praxedis Montes, Nieves y Elia Andrea Pimentel Carrasco, Español 1. Patria, México, 2006, p. 68.